¿Cómo podemos saber si estamos delante de una obra de arte?

Eso es casi tan difícil como pintar. Yo, soy de los que piensan que primero hay que dominar el oficio para después poder jugar con él y crear, de lo contrario, solo serás un artesano mediocre.    Algo parecido sucede cuando intentamos valorar un cuadro.  La mayoría de la gente no tiene mucha cultura artística ya que el sistema actual no la proporciona y resulta difícil para el neófito, reconocer la posible genialidad o simplemente la calidad de una obra, es como si quisiéramos vender a un jefe de tribu africana un frigorífico, mostrándole catálogos de varias marcas diferentes. Sigue leyendo